Валенсия - райска градина в Средиземноморието

elementos preciosistas; y en la sobria Universidad de Gandia, en el edificio de las Escuelas Pías.

La fachada del teatro Serrano de Gandia o el cine Royalty, en la plaza Rei en Jaume I de la ciudad, reflejan el discreto paso por estas tierras del Modernismo de la primera mitad del siglo XX.

El devastador modelo urbanístico de los años 60 tirará por tierra sin miramientos miles de años de historia en todos rincones, en cada piedra. Los últimos años se ha tomado conciencia de recuparar el pasado y potenciarlo, siguiendo un modelo de desarrollo sostenible, y revalidar el milenario pacto entre la tierra, el mar y el hombre.

Tal vez quedan pocos testimonios, pero sí mucha historia y belleza por descubrir y admirar en ellos.


Las manjares festivos

En la Safor, como en tantos otros puntos del mapa valenciano, los platos tradicionales por excelencia de las festividades suelen ser dos: el puchero y la paella. El puchero – no un puchero de olla a presión, sino de un lentísimo chup-chup a lo largo de la mañana entera – resulta más propio de las fiestas del invierno. El conjunto hervido de platas, pencas, col, boniato, nabo y chirivía, garbanzos secos, pilotes (albóndigas alargadas) y gran diversidad de carnes (de cerdo, de cordero, de ternera y aves), servido además como si fueran cuatro o cinco platos seguidos, constituye una fuente de energía y de satisfacción gustativa adecuada a los días festivos invernales, sobre todo al día de Navidad.

En el momento del Carnaval, todavía se mantiene la costumbre de cocinar un arroz con costra y las rosques o “torrijas”. La Cuaresma y la Semana Santa han estimuladociertos platos que no contienen carne, pero que resultan excelentes al paladar, como el arroz son sepia y espinacas, los escabeches de pescado o los pasteles de hierbas silvestres. La Pascua propone todavía su ritual culinario, con el mullador (guiso de pollo, conejo y costillas de cerdo con tomate y pimiento), el huevo duro y la longaniza, y, por supuesto, la tan celebrada mona o panquemado. Las fiestas mayores de cada población también comportan sus excepciones culinarias.

Durante el verano, el tiempo extraordinario de las vacaciones y el calor incita a la sencillez cilinaria, y los espencats (pimientos y berenjenas cocinados a la leña y cortados a tiras), ensaladas, tortillas y pescados señorean por allá donde pueden.

El día a día lo ocupan normalmente los arroces al mediodía y el bullit (“hervido”) y guisos varios por la noche.

Por último, el almuerzo, con el bocadillo y la ensalada correspondiente, es una costumbre incorruptible en la Safor.


Други реферати:
Най-общо за звука
Национална агенция за аеронавтика и космонавтика (НАСА)
Образуване на ветрове и бури.
Оптични влакна
Относителност


Изтегли реферата



Относителност - Facebook Image
Сайтът се поддържа от DH Studio | pomagalo1.com © 2012 | Общи условия